A jugar

Posar es sólo el 1%

Sentir seguridad cuando posas o trabajas frente a una cámara no es algo con lo que se nace. Al menos esa ha sido mi experiencia. La libertad con la que me puedo expresar ahora ha llegado a mí como resultado de mi crecimiento personal.

Con frecuencia me hacen preguntas sobre la actitud y presencia que una modelo debe tener frente a las cámaras. Aquí les comparto lo que yo pienso.

Mi primer sesión de fotos

Mi primer sesión de fotos fue cuando tenía como siete u ocho años, creo. No recuerdo mucho más que sentir que me divertía, que era como “actuar”.

Fue alrededor de mis 15 años que empecé a modelar con un poco más de seriedad, pero no tanta. Confieso que una vez para firmar con una agencia de modelaje en Bogotá fui vestida en uniforme de colegio porque me quedé dormida en el carro de camino. Ups. Creo que era distinto antes, tal vez más relajado. No lo sé, pero creo que todavía no entendía muy bien la industria a la que estaba entrando.

Lo que sí recuerdo es que en ese momento—sin importar cuántas veces lo haya hecho antes— sentirme segura frente a la cámara o como modelo no era parte de mi realidad.

En uno de los primeros castings a los que fui había que posar en vestido de baño y no me atreví. Me fui. Me fui de otro casting porque había que caminar por una pasarela llena de gente y eso me intimidó. En las sesiones de fotos que sí tuve, solo cumplí con lo que el fotógrafo me pedía. Era muy tímida. Seguía la corriente pero en verdad me daban full pena las cámaras.

Cuando cumplí 18 años dejé de ir a castings porque quería disfrutar al máximo mis últimos años de colegio. A mis 19, sin esperarlo, empezó mi reinado en Colombia, después vino Señorita Colombia y el Miss Universo.

De repente, una frente a cientos de cámaras

Fue hasta que me enfrenté a cientos de cámaras de una y a millones de opiniones sobre mi físico, que mi miedo se empezó a disipar. Creo que tuve que pasar todo lo del reinado y todos los altibajos que se viven en la industria de la belleza para que me dejaran de importar. Ha sido un proceso interno profundo que va más allá de lo que se expresa en una foto.

Mi proceso

Parte fue aprender a vivir con mis inseguridades. Aceptarlas. Honrarlas. Saber que no hay que ser perfecto. Hay que ganarle a las inseguridades porque nunca desaparecen. Cada persona lo hace de manera distinta. A mí me gusta reírme de mi misma, le gano a la inseguridad con el humor. Aceptando mis inseguridades es que entiendo que soy más fuerte que ellas.

Otra parte de ese proceso fue reconocer que si tienes miedo de las críticas de otros, es muy difícil ser libre frente a la cámara. Si todo el tiempo estás pensando en lo que no te gusta sobre ti o lo que otras personas piensan, te desconcentras y no le das tu máximo al trabajo.

Yo he aprendido que entre más cómoda me siento conmigo misma, entre más valor me doy a mí misma, más puedo mostrar mi personalidad y jugar en las sesiones de fotos.

La verdadera seguridad, esa libertad de ser yo y sentirme cómoda ante cualquier lente ocurrió cuando termine el proceso conmigo misma de aceptarme cómo soy y por quién soy.

Más allá de lo que quieras proyectar hacia afuera, se trata de cómo te ves a ti misma desde adentro.

Aprender a posar

No es algo que uno aprende, no hay fórmula mágica y no tienes que pasar un examen de posar para ser modelo. Mucho depende de los ojos que están viendo. Además creo que cada persona tiene su estilo, por eso debes valorar lo que te gusta a ti y saber qué estas aportando. Es cool tener un estilo que te diferencie pero hay que desarrollarlo. La verdad que es que no a todo el mundo le va a gustar siempre lo que vas a hacer, pero igual tienes que hacerlo y hacerlo con seguridad. Además debes proponer y proponer con seguridad.

Antes de una sesión de fotos

La verdad es que yo no practico antes de una sesión. Trato de conocer de antemano qué están buscando para la sesión y mentalizarme, pero también intento estar abierta a seguir instrucciones y a jugar. En verdad a veces me salen cosas que no sé de donde salieron y es porque estoy jugando. Pero solo puedes jugar cuando te aceptas como eres.
Siento además que ser receptivo a lo que te dice el fotógrafo es importante porque esta ahí para trabajar en equipo.

Mi consejo es…

Primero, que no tengas miedo de explorar. Cuando dejas ir cualquier tensión y juegas es cuando sale la mejor foto. Siempre hay un margen de error y es chévere cometer errores siempre que se trate de probar cosas nuevas.

Por otro lado, creo que es clave que quienes quieren ser modelos sepan que pueden participar y sentir que su opinión es igual de importante que la de las otras personas en el set.

Lo más importante de todo, como dicen en inglés, es: own it. own your weirdness. embrace yourself. Tu máximo estándar debes ser tú mismo.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Comments

  1. Eres espectacular paulina te admiro muchísimo gracias por compartir tu talento y darnos consejo de como luchar y mejorar cada día siempre trato de poner en práctica todo lo que escribe en tu Blog ya se me volvió una rutina leerlo en todo momento

  2. Me encanta bendiciones. Me animé a leer por el tema de la seguridad, mirar tu experiencia me ayuda a comprender mi inseguridad aunque es en otro campo pero es lo mismo. Gracias, tu experiencia me ayuda a comprender que todos estamos en constante crecimiento y hay que estar abiertos a los retos y cambios. Dios te bendiga Pau.

  3. Tiene mucho sentido lo que escribes y no solo debes ser tú mismo en sesiones
    Sino también con la propia cámara de tu teléfono y en la vida misma ✨💕👏

  4. me encanto como te expresate cuando sentites por posar en una camara y sobre contarnos tus miedos y alegrias. sigue contando mas de tus historias, de infancias de aldolecencias y de ya una mujer echa y derecha.

  5. Que bello escrito, !lo ame!
    Y es que tocas un tema el cual es de gran importancia en estos tiempos, pues ciertos estereotipos de belleza nos llevan a vivir con baja autoestima y por ende inseguras de lo que somos y podemos lograr. Y que lindo es que alguien como tú nos ayude a confiar en nosotros y todo lo grandioso que podemos lograr.
    Te admiro Pau, un abrazo!

  6. Tienes razón Pau en decir que tiene que tenerse seguridad y confianza en sí mismo para posar con soltura en la pasarela.Muy bello lo que escribiste,me gustó mucho,te pido que sigas escribiendo me satisface inmensamente leerte.