A jugar

Viajera extrema pero con maleta organizada

Empacar con paciencia y tiempo es casi que un sueño imposible para mí. Honestamente, no soy de las que se preparan para un viaje con días o semanas de anticipación. Soy una viajera extrema que le gusta la adrenalina y la adrenalina (por no decirle a veces estrés) de empacar la noche o el día del viaje es parte de la aventura.

Definitivamente la práctica hace al maestro. Después de tantos viajes de trabajo en los que tengo que llevar preparados muchos cambios de look y opciones para estar lista para lo imprevisible, como el clima o eventos no planeados, creo que he aprendido algunas cosas.

Y lo que no he aprendido sobre la marcha, ha llegado a mí en forma de consejo.

Cada viajero tiene su estilo, pero aquí les comparto algunos tips que nos pueden servir a todos.

#1 Bolsas de cierre hermético: El secreto del viajero muy ordenado

Increíble por muchas razones. Primero porque es una manera efectiva de organizar tus pertenencias. Puedes hacer una bolsa para pijamas, otra para camisas, otra para medias y así con cada categoría. ¿Lo mejor? Si te gusta desempacar, solo se vuelve cuestión de mover las bolsas de la maleta al clóset.

Además, evitará que tus pertenencias se mojen si tu maleta tiene que atravesar climas lluviosos entre traslados (del avión al aeropuerto).

Consejos extra:

  1. En vez de doblar tu ropa como lo harías normalmente, enrolla cada pieza como si fuera una bolsa de dormir o un burrito. Hará que tome menos espacio y evitará que se arrugue.
  2. Sácale el aire a las bolsas con una aspiradora o manualmente apoyándote sobre ellas.
  3. NO es ideal usar bolsas de plástico, pero si no tienes otra opción más amigable con el ambiente no las botes y re-úsalas en tu próximo viaje.

#2 Zapatos separados y al fondo: El secreto del viajero limpio

Las suelas de nuestros zapatos, a menos que sean nuevas, siempre están sucias y por esa simple razón no deberíamos mezclarlos con nuestra ropa limpia. Para eso tengo una recomendación: Usa bolsas viejas o de tela para separar tus zapatos antes de guardarlos en la maleta. (Lo mismo que con las bolsas herméticas, haz lo posible para reusarlas.)

Si tienes cositas sueltas, como medias o cargadores, usa los zapatos más grandes para acomodarlas adentro. Así también le das uso al espacio adentro del zapato.

A la hora de acomodar tu maleta, pon tus zapatos al fondo y en las esquinas de primero. Haz lo mismo con tus otras pertenencias que son pesadas o grandes (como pantalones o chaquetas). De esta manera le das suficiente espacio a lo que es difícil de acomodar y encima puedes rellenar con cosas más pequeñas y ligeras. Esto también ayuda a mantener el peso adentro de la maleta acorde con la gravedad (lo que más pesa estará más cerca del suelo).

#3 Sábanas y bufandas arriba para sellar: El secreto del viajero organizado

Siempre que lleves piezas de tela grandes pero ligeras como sábanas, toallas o incluso bufandas (que por su tamaño son básicamente sábanas para el cuello), déjalas de último al empacar y extiéndelo sobre todas tus cosas. Estas te servirán para “amarrar” todas tus pertenencias y darles una capa extra de protección.

#4 Siempre planea para lo no planeado: El secreto del viajero precavido

La precaución cuando viajas puede hacer toda la diferencia, especialmente si estás saliendo del país y conoces poco de tu destino. Encima, uno nunca sabe qué puede pasar en un aeropuerto y un atraso en un vuelo puede cambiar tus planes. Por eso, te aconsejo lo siguiente:

  • Siempre carga contigo tus pertenencias de valor y medicinas de consumo diario, no las envíes en la parte de abajo del avión porque no es secreto que la maleta se puede perder o no llegar a tiempo.
  • Lleva contigo un botiquín de medicinas básicas, especialmente si lo necesitas por salud. Siempre es bueno prevenir porque muchos tipos de medicinas cambian de país en país.
  • Como ya les dije antes, uno no sabe lo qué puede pasar en un aeropuerto. Por eso siempre lleva doble ropa extra y tus básicos de higiene contigo. Una larga espera en una terminal es un poco mejor si tienes al menos un cepillo de dientes.
  • Empaca justo para lo que necesitas y un par de extras. Los planes en los viajes siempre pueden cambiar y hay que estar listo para experimentarlo todo.

Por último, te recomiendo que antes de salir siempre hagas la rutina de cabeza, hombros, rodillas y pies. Hacer un chequeo corporal te recordará si estás olvidando algo, aunque no es la cura para ese sentimiento de “creo que dejé algo pero no recuerdo qué era”.

Y el último, pero imprescindible chequeo para hacer antes de ir al aeropuerto son las tres “P”. Pasaporte. Pasaje. Plata. Básico pero ¡muy necesario!

Espero que estos consejos que han sido tan útiles para mí te sirvan para ser más ordenado y precavido, pero nunca menos extremo.

Dime tú, ¿cuál es tu estrategia para empacar antes de un viaje?

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Comments

  1. Hola Paulina.
    Yo suelo viajar mucho a la ciudad que me educó y que me vio crecer. La verdad no llevo mucha ropa cada vez que viajo allá. De lo que acabas de decir aquí coincido contigo en que es súper importante estar pendiente siempre de la maleta y que prefiero llevarla a la mano. Encuentro muy útil las bolsas plásticas o de tela para llevar comida, medicamentos o cosas de higiene. Pero no hablaste de que uno también deberia disfrutar el viaje por muy malo que haya sido. He visto que algunas personas viajan y no disfrutan el viaje. Ya sea porque la compañía no fue la mejor, o el plan viaje que tenían fue muy malo. Me parece que para entender a este tipo de personas que no les gusta nada la clave es que siempre esperan lo mejor sin ser nunca el mejor anfitrión. Sin embargo, siempre hay otras personas que también esperan lo mejor y no tienen la mejor compañía. Estas personas son delicadas y organizadas, súper buenos anfitriones. Y no reciben algo que sea de su expectativas. Yo pienso que tanto la persona que es buen anfitrión y que no recibe lo que da como la que no le gusta nada, al final no es feliz, por una o otra circunstancia. Mantra: “En la vida también se da como también se recibe”. La psicología dice que dar nos libera volviendonos más útiles y felices.

  2. Yo viajo siempre con mi familia. Siempre alistamos todo con anticipación a veces hasta tres o cuatro días antes de salir de viaje. Nunca dejamos nada para última hora. eso es lo bueno que planeamos todo con anterioridad casi siempre viajamos dentro de Colombia aunque algunas veces fuera del país. Me parece que que es mejor así alistar todo antes y no dejar nada para el último momento así uno está más tranquilo y cómodo al momento de viajar.

  3. Como tú decías en este blog,que eres una viajera extrema pero organizada;así soy yo me gusta organizar rápido la maleta,no con unos días o semanas de antelación cuando voy a viajar.Los concejos que tú nos das para organizar la maleta están completamente acertados,los zapatos al fondo de la maleta enrollar la ropa hacer un chequeo corporal para no olvidar nada;te agradezco mucho tus concejos para organizar la maleta a la hora de viajar,pero definitivamente como tú lo dices la práctica hace al maestro.Cambiando de tema en el blog anterior me equivoqué al afirmar diciendo que los que nacían con tendencia al sexo opuesto,tenían que avergonzarse cuando es todo lo contrario.