Explora

Perderse en Nueva York

Y encontrarse a uno mismo en el proceso

Rápida, fuerte e independiente. En mi opinión, esta es la definición de la ciudad de Nueva York y de sus habitantes.

Nueva York es dura. No es para todos. Es una ciudad para luchadores, para sobrevivientes, para personas que no se dan por vencidos. Es un lugar donde puedes cometer errores y comenzar de nuevo, una y otra vez, un lugar donde puedes perderte tan profundamente, y en donde te pierdes tan a menudo, que eventualmente puedes encontrar tu verdadero ser.

Paulina Vega
Créditos fotográficos: Jeremy Robbins

Debe ser la energía que esta ciudad da o los desafíos a los que uno se enfrenta; dicen que, en cualquier momento dado, los neoyorquinos están buscando un nuevo trabajo, un nuevo apartamento o un nuevo socio. ¡A veces todo al mismo tiempo!

Y tienes que moverte. Todo se hace rápido allí: tienes que caminar rápido, tomar decisiones rápidamente y moverte aún más rápido. Si hay algo que los neoyorquinos odian es la indecisión. La ciudad te comerá vivo si piensas demasiado en todo.

Estresante, ¿eh?

O tal vez eso es lo que lo hace un lugar para el crecimiento. Eso, y el tiempo de soledad, que siempre es abundante en la ciudad de Nueva York, especialmente cuando uno es nuevo en la ciudad. Ciertamente lo fue para mí.

Dos dias despues de ganar Miss Universo, abordé un avión y me mudé oficialmente allá por un año.

Paulina at Brooklyn Bridge

Llegué en un día frío de invierno que recordaré por el resto de mi vida: mi primer invierno, en donde nevaba muy fuertemente. Nunca había visto la nieve, ni había experimentado temperaturas tan brutalmente frías: ¡Bienvenida a la ciudad de Nueva York!

De la noche a la mañana me había convertido en Miss Universo, y estaba a punto de comenzar un nuevo trabajo y una nueva vida; ¡Todo sucedió a la vez y nadie me dio el libro de instrucciones!

Tan pronto como llegué, me di cuenta de que tenía que adaptarme no solo a mi nueva vida y rol, sino también a mi nuevo hogar, y hacerlo tan rápido como lo requería la ciudad. Pero las cosas no fueron así y terminé pasando mucho menos tiempo en Nueva York de lo que pensaba. Fue mi base oficial durante un año, pero la mayor parte del tiempo viajé por todo el mundo, lo que me dejó pocas oportunidades de familiarizarme con la Gran Manzana.

Paulina Vega
Créditos fotográficos: Jeremy Robbins

Pero cuando llegaban esas oportunidades, pasaba mi (poco) tiempo libre en Central Park, visitando las librerías, cafeterías y museos. Me estaba perdiendo deliberadamente por las calles y avenidas, tan curiosa como para absorber todo lo que la ciudad tenía para dar. Quería conocer la verdadera ciudad de Nueva York y a mí misma en el proceso.

Te podría sorprender que, a pesar del rápido circo de personas y el tráfico que giraba en torno a mí, la soledad era mi compañera.

En su primera y única visita a la ciudad de Nueva York durante mi reinado, mi mamá se dio cuenta de inmediato: “lo tenía todo” y, sin embargo, estaba muy sola. Eso fue algo que me hizo comprender la importancia de las personas y tener relaciones significativas en la vida. Verás, puedes “tenerlo todo“, pero si no tienes gente con quien compartirlo, entonces te estás perdiendo de mucho.

Pero no me desesperé; como dicen: “a mal tiempo buena cara“, así que sentirme sola y perderme en la ciudad de Nueva York metafóricamente (¡y literalmente!) al final me ayudó a encontrar mi lugar en el mundo porque, aunque Nueva York puede cachetearte en cualquier momento, también te ofrece numerosas oportunidades para crecer. Si te alejas por un momento y te apartas de la locura que te rodea, puedes reconocer los patrones: cometes errores y aprendes, te caes y te levantas, te pierdes y encuentras tu camino. Y esto es cierto en la vida en cualquier lugar y en cualquier momento dado, no solo en Nueva York cuando eres joven y nuevo.

Paulina Vega
Créditos fotográficos: Jeremy Robbins

Mi vida en la ciudad de Nueva York comenzó a mejorar durante los últimos dos meses de mi estadía. Para ese entonces, finalmente había encontrado algunos puntos de referencia: tenía mis lugares especiales y frecuentes, sabía moverme en la ciudad y había hecho algunos amigos. Además, y lo más importante, me había perdido tantas veces que me encontré a mí misma.

Así entonces te animo a que hagas lo mismo: duda, hazte preguntas, ve al siguiente nivel, nunca te conformes y piérdete. Porque únicamente perdiéndote un poco es que encontrarás tu camino.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *

Comments

  1. Así es. A mi me pasó algo así cuando me mude a Bogotá, a pesar de que la diferencia es mucha la capital de nuestro país es parecida y eso lo obliga a uno a madurar a la fuerza. No sería la misma persona de hoy si no fuera por esa decisión. Saludos mujer hermosa.

  2. Así es. Algo parecido pasa cuando uno se muda para una capital, Bogotá a pesar de la diferencia es una ciudad parecida y hace que uno madure a la fuerza. Saludos mujer hermosa.

  3. Sencillo pero hermoso , muy cierto aveces la soledad es nuestra compañía, te enseña ha madurar y a entender que todo estará bien , solo debes escuchar tu corazón y seguir adelante. Saludos desde SF California, también soy colombiana

  4. Paulina Hermosa, Nueva York debe ser una ciudad atemorizante, por lo que una persona que desee enfrentarse a ese monstruo, debe estar muy segura de si misma, de lo contrario lo mas probable es que no lo logre. Tu eres ese tipo de persona que sabe como enfrentarse a ella.

    1. Almeiro, gracias por tu comentario. Todos tenemos la capacidad de lograr lo que nos proponemos y superar todos nuestros miedos. Gracias por leer.

  5. me encanto tu bloc de echo es mi primera vez en tu bloc no sabia de el hasta hoy que me adentre a los post de instagran y me enamore de tu creatividad y facilidad para escribir y aunque me entere de tu increíble bloc por mi alma entregada a procrastinar tus muchas anécdotas divertidas y entretenidas y tu bloc no son un acto de procrastinar amo tu bloc es muy bueno y me enorgullece que seas de mi país mi querida Colombia tengo 18 años y desde siempre has sido un ejemplo a seguir, mi ejemplo a seguir te aprecio y aprecio tu bloc.

  6. Tuve la oportunidad de perderme en NY en una semana de agosto de este 2018. Viajé sola, conocí gente, me perdí entre sus edificios, entre su musica, sus luces,su gente y sus bailarines/artistas callejeros. Me hubiese gustado quedarme más tiempo, ya era la segunda vez que iba pero para explorar NY nunca es suficiente. Esa magia de NY te encanta, te atrapa, esta ciudad es inigualable. Por más que estaba sola la mayoría de las veces nunca me sentí así, fue mucho mejor explorar esta ciudad sola que acompañada. De hecho, esta ciudad me ha inspirado mi primera poesía en inglés(generalmente escribo en español) .

    Linda y conmovedora historia, me hiciste acordar de ese paraíso al que espero pronto regresar. Mi New York. Te comparto la poesía en un inbox privado de tu Instagram si así lo deseas. Un saludo Pau, felicidades y que sigas así de bella!

  7. Qué rico volver a la capital del mundo a mí me encantó su gente sus avenidas su metro y su estatua de la libertad ver me cae y muchas cosas más.nueva York es innolvidable.algun día volvere mi nombre es Hugo para ti pao.pao mil felicidades eres hermosa y mi amor platónico.cuidate cariño.chao

  8. si todo sale según los planes seré una colombiana mas perdida en una ciudad nueva y da mucho susto pero como dices creo que es la oportunidad correcta para encontrarme